Todo es relativo a lo que necesitamos. Mientras no lo minimicemos, siempre nos será efectivo. Porque lo cotidiano es parte de nuestro gusto, idiosincrasia y necesidades que en algún momento observamos y resolvimos con buen tino y siempre es bueno renovarlo.

Persianas, en el precio de la decoración son elementos más que accesorios, son de protección, de balance y de gran estilo. Han estado presentes en la literatura, el cine, el teatro, la televisión.

Y es que saben trabajar solas o en conjunto; es más, ya están solas, se han deslindado con estilo de las cortinas y han tomado un lugar preponderante en el hogar.

Este hermoso invento originado en Persia, de donde proviene su nombre, funciona para regular el flujo de luz entre sus tramos o según el nivel de extensión al cual se coloquen en las ventanas.

Sean verticales u horizontales, su potencial de decoración -muy elegante por demás-, además de contener elementos contaminantes como polvo y tizne y ser efectivas para la seguridad de quienes habitan el hogar o la confidencialidad de las oficinas sin que se note poco amistoso, las ha mantenido vigentes en el tiempo y es improbable que puedan ser superadas.

El ahora y el mañana.

En cuestiones de persianas, ya el futuro es hoy y seguro lograremos ver más mañana, pues en ellos múltiples empresas trabajan. De hecho, la domótica llegó a ellas hace una buena cantidad de tiempo, dándole motores para abrir y cerrarlas, mejorando así el sistema manual de cuerdas y poleas como el de cierre por espirales.

Pero ya han ido mucho más allá. ¿Recuerda usted a “Los Supersónicos”?, donde Ultra Sónico, la dueña del hogar solicitaba que tal o cual aparato se encendiera o abriera, pues esa tecnología es del futuro que vivimos ahora.

Todo se concentra en las aplicaciones para Smartphones y Tablets, incluyendo las Phablets que son la combinación de las dos anteriores. Con el uso de las aplicaciones que las empresas especializadas en persianas les pueden recomendar, usted logrará abrirlas, cerrarlas, graduarlas, programarlas con el único uso de apretar un botón o con un comando de voz.

Y es que ya las persianas son parte de la comodidad necesaria. Más, como hay gente que dice que es una exageración llegar a ese punto, les preguntamos, ¿no usan un control para cambiar canales y subir o bajar volumen a su televisor y equipos de sonido?, ¿no es eso comodidad con practicidad?, pues es lo mismo.

En el caso del uso de la voz, existen aplicaciones como la Powered by Amazon Alexa, sea con sus aparatos físicos para el hogar disponibles en esa web como con la aplicación móvil que es para la mayoría la más funcional y asequible, brindando la misma eficacia. Todo radica en el querer y lograr.

También existe el asistente para Google, donde se le indica qué es lo que desea hacer con las persianas antecediendo un “OK”.

Las persianas, sea a un cuarto, medio o tres cuartos de colocación, regulan la luz para el descanso y la productividad por igual. Desde un clic a unas palabras, ellas seguirán cumpliendo su función de primacía, regular la luz, evitar que los curiosos husmeen en su hogar pero usted podrá verlos y denunciarlos sí así procede, dar elegancia y desde ya, ser parte de sus momentos de relax, pudiendo manejarlas a distancia sea con WiFi o Bluetooth, porque en todo momento y bajo cualquier condición, la tecnología es comodidad practica y las persianas son ya copartícipes de ello y del reflejo del buen gusto de usted al elegirlas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *